La forma de un deck y su durabilidad 

La forma de un deck y su durabilidad 

La forma de un deck y su durabilidad 

Es importante considerar que la forma de un deck y su durabilidad puede variar según el material en el que haya sido fabricado. 

Se trata de una cuestión fundamental al analizar la mejor opción para tu jardín o cualquier otro espacio al aire libre. Por eso, es importante evaluar las ventajas y desventajas de las diferentes opciones disponibles. 

No hace tanto tiempo atrás, tener un deck propio implicaba tener que lidiar con los problemas de la madera, un cálido pero difícil material. Humedad, moho, descomposición… si sos o fuiste dueño de un deck de madera, seguramente habrás tenido que luchar contra la naturaleza para que conserve su aspecto y su forma a pesar del paso del tiempo. 

En esta nota nos enfocaremos en esta última cuestión. ¿Por qué con el tiempo los decks de madera pierden su forma? ¿Es un proceso inevitable para todo deck? ¿Aquellos fabricados con otros materiales mantienen su forma inalterable? 

¿Por qué pierden su forma los decks de madera?

Al estar expuestos a distintos factores climáticos y naturales, es inevitable que los decks de madera se achiquen o se estiren dependiendo de la estación o época, y que con los años pierdan su forma primigenia de manera lenta pero inexorable. 

Una combinación especialmente letal para la madera es la del sol y la lluvia, ya que provoca que se agriete. La humedad es otro de los principales causantes de su deformación.  

Es cierto: no todas las maderas son iguales, algunas resisten mejor que otras. Sin embargo, si el deck está a la intemperie, el paso del tiempo hará lo suyo y la madera se deformará.

“Ninguna estación del año ni el clima más extremo provocará que la madera plástica se deforme. Por eso, se trata de la opción más adecuada para instalar un deck en un jardín, una pileta u otro espacio al aire libre”.

¿Hay algún producto que proteja la madera?   

Existen algunas maneras de preservarla y que la acción del clima la afecte lo menos posible. Puntualmente, en relación al tema del agua y la humedad, pueden aplicarse productos hidrófugos, que impermeabilizan la madera, y técnicas intensivas de secado para evitar todas las alteraciones mencionadas antes. 

Además, para protegerla de insectos, hongos y otros agentes naturales, es recomendable utilizar insecticidas y fungicidas. Y, finalmente, también existen productos específicos para protegerla de una exposición permanente al sol.

Ahora seguramente te preguntarás “¿Puedo quedarme tranquilo? ¿Mi deck de madera estará protegido y, por ende, no se deformará?”

No exactamente. En cualquier caso, deberás enfrentar el mismo problema: invertir mucho tiempo, trabajo y/o dinero para protegerlos.

Tené en cuenta lo siguiente: primero, tendrás que comprar todos los productos protectores. Luego, lijar y cepillar la madera para prepararla y así poder aplicar el protector con un broche o pincel. Por último, deberás repetir este procedimiento periódicamente para evitar que la naturaleza finalmente se salga con la suya. 

Ok, la madera se deforma y protegerla es caro y trabajoso… entonces, ¿existen otros materiales para decks?

La madera plástica o WPC (siglas de wood plastic composite) surge de combinar plástico reciclado, restos de madera natural y otros materiales. Se utiliza actualmente para fabricar mobiliario urbano, puertas, macetas, muebles de jardín o de campo, entre muchas otras aplicaciones. Altamente resistente, es la opción ideal si estás pensando en instalar un deck.

Ninguna estación ni el clima más extremo provocará que se achique, agrande o agriete. Podés estar tranquilo: por más que esté continuamente a la intemperie, es un material que no se deforma. Por eso, se trata de la opción más adecuada para instalar un deck en un jardín, una pileta u otro espacio al aire libre, y también la más ecológica. El uso de WPC contribuye a evitar que más de 50.000 toneladas de plástico y otros residuos vayan a parar a vertederos o incineradores cada año.

Resistente al sol y al calor, la madera plástica no se pudre ni se astilla y se conserva como el primer día sin mantenimiento. Sólo tenés que pasarle un poco de agua y jabón en forma ocasional para que tu deck mantenga su color inalterable.

 

¿Querés conocer más ventajas de los decks de WPC? Completá este formulario para recibir el asesoramiento personalizado de nuestros especialistas. 

Compartir
Tags:
,

SOLICITA PRESUPUESTO SIN CARGO